Categoría: Sin categoría

#Colegiala4 (Cursillos al bolsillo)

#Colegiala4 (Cursillos al bolsillo)

Algo de lo que puedo estar orgullosa es de poder decir que nunca he dejado de formarme. Aunque estuviese trabajando nunca he dejado de estudiar, no solo idiomas, sino materias totalmente dispares entre sí. No obstante, prepararme en ámbitos distintos me ha permitido crecer y salir de mi zona de confort.

Se podría decir que cada persona ha nacido para desempeñar una función en base a sus características personales. En mi caso por ejemplo no podría ser médica, ya que en cuanto veo sangre me mareo. Sin embargo, dentro de saber que no servimos para desempeñar ciertas funciones, también es cierto que si no probamos nunca sabremos.

Conozco varias personas que se han metido a estudiar el Grado de Traducción e Interpretación porque le gustaban los idiomas, como es mi caso; pero en realidad se han dado cuenta de que no se quieren dedicar a la traducción, les gusta más la docencia. A mí personalmente siempre me ha llamado la atención la interpretación y conseguir conectar dos culturas distintas, pero hasta que no lo estudiamos no lo podemos saber cien por cien.

Todo esto lo digo porque para mí no ha sido tan fácil encontrar mi camino y gracias a que he hecho cursos de todo tipo (de auxiliar de congresos, de inteligencia emocional, de animadora turística, etc.), pude darme cuenta de cuál era el camino que quería seguir en la vida. Puede que me gusten los idiomas y se me den bien, pero eso no quiere decir que tuviera mi vocación ya decidida.

De ahí la importancia de hacer muchos cursillos, no importa si son más largos o más cortos, si son de esto, o de aquello. Lo importante es probar cosas nuevas y diferentes. Hoy en día existen un montón de formas y facilidades para hacer cursos, tanto de forma presencial, semipresencial o en línea. Dependiendo de nuestras necesidades podemos encontrar un curso para nosotros.

Además de Youtube, en el que cada día hay más canales donde aprender prácticamente todo lo que se quiera, existen aplicaciones para el teléfono móvil o la tableta en las que poder encontrar todo tipo de cursos. Tenemos tanto las específicas que solo ofrecen cursos de idiomas (Duolingo, Drops, etc.), tanto las que tienen un catálogo un poco más grande de cursos para ofrecer, con temas mucho más específicos que los que encontramos habitualmente.

Hoy quiero hablaros de Coursera, que para aquellas personas que no la conozcan, se trata de una aplicación que funciona como un súper pero de cursos. Se pueden encontrar todo tipo de cursos, gratuitos o de pago, en los que generalmente se ofrece un certificado tras la realización del curso, lo que es un gran punto a favor a la hora de poder incluirlos en nuestro currículum. Es posible que en algunos cursos que son gratuitos, sí que tengamos que pagar por el certificado, pero aparece todo detallado en la información del curso. 

Esta aplicación que también funciona a través de un buscador web que nos ofrece cursos los cuales pueden variar entre arte y humanidades, negocios, informática, matemáticas y lógica, desarrollo personal, idiomas, y un largo etcétera de temas y subtemas mucho más específicos y especializados entre los que poder perderse aprendiendo de forma fácil y desde la comodidad de nuestras casas.

¡Saludos Venusianas y Venusianos!

#Venusiana4 (Calendarios)

#Venusiana4 (Calendarios)

Para mí el calendario es una delas herramientas que más me ha ayudado a la hora de mi organización, especialmente a corto y medio plazo. Los calendarios que más utilizo y que más prácticos me resultan en mi planificación son dos: el calendario mensual, que me permite poder ver los eventos más importantes de todo el mes de un solo vistazo; y el calendario anual o planning, que me permite hacer lo mismo pero más a largo plazo.

Estas dos herramientas me permiten dividir y subdividir mis grandes objetivos en tareas más pequeñas que me permitan conseguir mis metas de forma más sencilla. Cuando tengo que realizar una traducción de diez mil palabras para dentro de quince días, no es lo mismo hacerlas todas en un dos días, que fragmentarlas en mil palabras diarias.

Al combinar una herramienta más a corto plazo con una más a largo plazo, puedo conseguir planificar mucho mejor en el tiempo mis tareas, con lo que consigo una forma más efectiva en la que efectuarlas. Sobre todo, si tenemos en cuenta que cualquier día somos susceptibles de sufrir imprevistos por lo que en muchas ocasiones tendremos que reorganizar el calendario.

No me gusta desaprovechar papel, pero he descubierto que como soy de esas personas a las que les encantan los rotuladores, los colores, las pegatinas, y todo lo que podemos encontrar en una papelería. Según mi experiencia, para mí es mejor tener un folio en el que ir apuntando y tachando las tareas dependiendo de mis necesidades.

Puede que para mí no hayan terminado funcionando tan bien como el método de toda la vida de un papel y un lápiz, pero también soy una persona a la que le encantan las herramientas telemáticas que nos facilitan la vida. De hecho, quiero compartir a continuación una serie de aplicaciones que he probado y me han gustado mucho en lo referente a calendarios y organización en el tiempo.

Por ejemplo, la que más he utilizado que me permite tener tanto un calendario mensual como anual es Sectograph. Se trata de una aplicación para el teléfono móvil desde la que podemos ver con un widget todos nuestros eventos programados, tanto para el día, como el mes como el año. Al estar vinculada con nuestro calendario de Google podremos actualizar lo eventos desde cualquier parte. Aquí tenéis una imagen de cómo se vería:

Espero que os pueda ser de utilidad. Y para aquellos que prefieran el formato en papel como yo, aquí os dejo un ejemplo de las platillas que hago con la hoja de cálculo (ya sea Calc o Excel, eso lo dejo en vuestras manos). Esta es para enero de 2019:

#Ensoñaciones3 (Willy el Tuerto)

#Ensoñaciones3 (Willy el Tuerto)

Siento desilusionar a los amantes de los Goonies que hayan venido aquí buscando un relato basado en esta película, pero más vale que os avise desde el principio. He hecho esta referencia a la peli porque he querido hacer un juego de palabras entre el nombre del pirata protagonista y el tema sobre el que vengo hablar hoy: ¿trae mala suerte que te mire un tuerto?

¿Por qué se le atribuyen esos poderes malignos a las personas tuertas? Seguramente sea porque al perder un ojo resulta más difícil enfocar. Al mirar más fijamente para tratar de enfocar, antiguamente se creía que estaban echando una maldición, cuando en realidad lo único que pasaba era que intentaban no chocarse o tratar de saber si nos conocían.

Sin embargo, cabe la posibilidad de que más de una persona y de dos todavía juren que sí, que tienen poderes para echar maldiciones y que en determinadas ocasiones nos miran para jodernos la vida. Algo que pensado en frío suena un poco extraño, ¿no? ¿Es que no tienen otra cosa mejor que hacer los tuertos que dedicarse a joder la vida de los demás?

¿Solo quieren vengarse por su desgracia mandando maldiciones aleatorias? No tiene pinta, ¿verdad? En realidad, ese es el «quid» de la cuestión, que para estas personas no son aleatorias. Si se hace un sondeo seguro que hay quien preguntará cómo podemos explicar la mala suerte que parecen sufrir determinadas personas.

Porque una cosa es que se nos rompa el coche, algo que le puede suceder a cualquiera, pero tenemos que reconocer que hay gente a la que le suceden demasiadas desgracias para ser una cosa considerada como «normal». Parece que vuelve a aparecer la famosa magia mala, esa que se dedica a jodernos la vida sin que sepamos por qué.

¿Qué es lo que hace que a unas personas les pasen más desgracias que a otras? Porque está claro que las decisiones que tomamos afectan directamente a lo que nos pasa. La famosa frase de «acción/reacción». Sin embargo, creo que todos conocemos a alguna persona de nuestro círculo a la que le suelen suceder más cosas malas que a los demás, como si tuviera una especie de gafe o cenizo encima. Quiero dejar claro que no creo que haya ningún Willy el Tuerto que les eche maldiciones, pero ¿entonces qué?

#Colegiala3 (¿MEOI gustas?)

#Colegiala3 (¿MEOI gustas?)

Bonjour ! Espero que no se me esté yendo de las manos lo de titular las entradas, que dentro de ser original el objetivo es que se entienda de lo que voy a hablar. En la publicación de hoy quiero contaros mi paso por la Escuela Oficial de Idiomas (EOI), en concreto la de Murcia, donde he estudiado inglés, alemán y chino.

El idioma que cursé durante menos tiempo fue el alemán, del que no llegué a terminar ni el primer año. Eché la inscripción para empezar desde el primer curso, en el que se supone que se empieza de cero. Sin embargo, la profesora solo hablaba en alemán, incluso explicaba la gramática en alemán, algo que sinceramente dificultó muchísimo mi aprendizaje.

Por esa época, estudiaba un Ciclo Formativo de Técnico Superior en Agencias de Viajes y Gestión de Eventos. Además, por si fuera poco, al mismo tiempo que eché la inscripción para alemán, la había echado también para inglés, que era el que más me interesaba porque al tener terminado el bachillerato se puede acceder al primer curso del nivel intermedio (3º).

Entre que no me enteraba de nada y que llevaba ya bastantes cosas entre manos, dejé alemán que en realidad lo había cogido por probar y por tener una alternativa en caso de que no resultase admitida para inglés. Durante la carrera he tenido la opción de volver a estudiar alemán, pero creo que le cogí manía al idioma en aquel momento y ya no he querido retomarlo.

El inglés ha sido el idioma que más años he estudiado en la EOI. No llegué a terminar el nivel intermedio porque, aunque tercero lo pasé sin problemas, el examen oral de cuarto se me atragantó un poco. Repetí un par de años, mientras terminaba el ciclo, pero al pasar de trabajar solo los fines de semana a trabajar todos los días, me fue imposible seguir yendo a clase.

Tras estar unos años desvinculada de los idiomas —porque aunque los estudiaba en el ciclo, que era bilingüe, no es lo mismo—, decidí volver a la EOI y probar suerte con un idioma completamente diferente a lo que venía estudiando: el chino. Desde siempre me había llamado la atención la cultura china y qué mejor forma de comenzar a conocer un poco más que a través de su lengua.

Siempre he compaginado la EOI con otros estudios o con trabajo, o ambas al la vez, y por este motivo acababa dejando la escuela de idiomas antes de poder conseguir un certificado. Sin embargo, puedo decir con total seguridad que la escuela de idiomas es una gran sitio en el que poder aprender idiomas, con flexibilidad de horarios y con unos precios muy asequibles en comparación al coste de un curso de ese nivel en una academia privada.

#Venusiana3 (Caos Personal)

#Venusiana3 (Caos Personal)

Tanto si sois de las personas que aman escribir a mano, los rotuladores de colores, las pegatinas, etc.; como si sois de las personas que adoran la tecnología y todo lo que tenga que ver con las herramientas telemáticas, existe un tipo de herramientas específicas para vosotras.

Los seguidores habituales del blog podrían pensar que seguir hablando sobre organización es algo incoherente por mi parte, ya que en el último mes no estoy siendo todo lo puntual y constante que debería a la hora de subir entradas. Sin embargo, aquí estoy hablando sobre cómo organizarse para alcanzar nuestros objetivos de forma más efectiva.

Para mí, existen tres herramientas sin las que no podría pasar: una agenda, calendarios mensuales y mapas mentales. Me han ayudado muchísimo, tanto a corto como a largo plazo, y por eso les quiero dedicar una entrada exclusiva a cada uno de ellos y así poder contaros como las uso en profundidad y por qué son piezas fundamentales en mi día a día.

Sin embargo, no son las únicas herramientas que utilizo para poder aumentar mi efectividad. Desde mi experiencia he descubierto que para ser más efectiva tengo que organizar mis objetivos según su importancia y su temporalidad. Hay que desmembrar cada tarea en tareas más pequeñas de forma que se puedan realizar fácilmente.

Una de mis aplicaciones favoritas y que más me ayuda a la hora de concentrarme se llama TimeDoser y funciona a modo de temporizador para el ordenador, pero mejorado y con más funciones. Esta pequeña aplicación de escritorio permite establecer tiempos de trabajo (desde 15 a 60 minutos), con sus respectivos descansos (que pueden variar desde 5 a 15 minutos los cortos, y de 15 a 30 minutos los largos).

Si nuestra capacidad de concentración nos permite trabajar durante 45 minutos seguidos, podemos establecer descansos cortos de 5 o 10 minutos y seguir trabajando durante otros 45 minutos. Una vez hayamos completado dos o tres espacios de trabajo se recomienda establecer algún descanso más largo que dure unos 15 o 20 minutos, como cuando vamos a clase.

Una vez tengamos nuestra rutina establecida y sepamos cómo nos conviene segmentar nuestro trabajo y sus descansos, solo tendremos que pulsar el temporizador y dedicarnos a concentrarnos en nuestros objetivos para ese día. Podemos elegir que nos avise tanto a través de sonidos como de notificaciones en pantalla.

Para terminar, os diré que priorizar y organizar las tareas según su fecha límite y el trabajo necesario para alcanzar cada objetivo son claves para llegar a ser cada día más efectiva, a pesar de las adversidades. Pequeñas aplicaciones como está, que pueden parecer innecesarias, son las que más me han ayudado a la hora de ser más productiva durante mi tiempo de trabajo.

¡Saludos Venusianas y Venusianos!

#VenuTraducciones1 («Rururbanización»)

#VenuTraducciones1 («Rururbanización»)

En los países ricos, llamamos rururbanización a un fenómeno reciente que modifica la vida de los campos que hay alrededor de las grandes ciudades. Se trata de la introducción en el medio rural tradicional de prácticas sociales y actividades vinculadas al modo de vida urbano. Estas prácticas son llevadas por los nuevos residentes que dejaron el centro de las ciudades y sus suburbios próximos. La mayoría de las veces, son obreros, empleados o ejecutivos. El posible desarrollo del teletrabajo también impulsará este fenómeno.

La rururbanización a menudo se traduce por un desarrollo del hábitat alrededor de un núcleo formado por el antiguo pueblo. Este desarrollo se hace o bien de manera anárquica debido a una iniciativa individual (hablamos entonces de «esparcimiento anárquico» del espacio; « mitage » en francés), o bien de manera más racional cuando las nuevas construcciones se deben a promotores inmobiliarios que proponen urbanizaciones residenciales. Los recién llegados reclaman equipamientos equivalentes a los de las ciudades que habitaban. Sin embargo, estos nuevos residentes continúan yendo a trabajar a la ciudad más próxima y ejercen allí la mayor parte de sus compras y su ocio.

Rururbanización

Ilustración 1: Rururbanización en el campo de Val-d’Oise (Francia). Creación de un barrio reciente (abajo), al lado del antiguo pueblo (arriba).

¿Por qué esa vuelta hacia el mundo rural?

La rururbanización se debe principalmente a la búsqueda de una vivienda que se adapte mejor al tamaño de la familia, pero también a su renta.

Una parte minoritaria de los nuevos aldeanos que han abandonado la ciudad lo hacen porque la encuentran demasiado insalubre o peligrosa; y a menudo evitan un espacio urbano donde puedan desarrollarse guetos étnicos que temen.

La mayoría de los nuevos aldeanos han sido forzados a dejar lel centro de la ciudad. Sufren la escasez de viviendas capaces de acoger a familias con niños, y sobre todo a aquellas en las que el precio de la compra o alquiler de una casa es demasiado elevado para sus rentas. La instalación en los suburbios cercanos es imposible la mayoría de las veces porque hay una fuerte competencia por parte de los altos ejecutivos que no quieren alejarse demasiado del corazón de la ciudad. Esta competencia provoca un aumento del coste de las viviendas o de algunos terrenos todavía disponibles. Hay que alejarse pues del centro. La instalación en el campo, donde el terreno es más barato, permite la construcción de una casa individual de mayor superficie con el mismo coste que un apartamento en el centro de la ciudad o en el suburbio más próximo; además, ofrece la posesión de un jardín donde se pueden dedicar a la jardinería, lo que aporta un complemento poco costoso para la alimentación.

Inconvenientes de instalarse en el campo para los nuevos aldeanos

El principal problema es la ausencia de empleo en dicho lugar. Los nuevos residentes son pues forzados a hacer cada día migraciones pendulares entre su residencia en el campo y su lugar de trabajo que se quedó en la ciudad o en los suburbios colindantes. Esto obliga a la compra de uno o dos automóviles, además de costes suplementarios, ya que los transportes públicos hacia el centro de la ciudad son inexistentes la mayoría de las veces. Esto genera viajes largos en los traslados, atascos y cansancio. Para hacer frente a este problema en los municipios, las regiones están obligadas a realizar una nueva red de vías públicas, lo que también es costoso.

Esta afluencia de nuevas poblaciones permite devolver la vida al antiguo pueblo, hacer renacer el centro urbano y los comercios cercanos que a partir de este momento tienen suficiente clientela. Pero también hubo que aumentar o construir escuelas, y por tanto aumentar los impuestos locales y el endeudamiento de los municipios.

Al tener que abandonar la ciudad, los nuevos aldeanos quieren encontrar en su pueblo una parte de los equipamientos que se disfrutan en el marco urbano (en particular los deportivos). Estos equipos, sin los que pasaban los antiguos habitantes, son un peso para las finanzas municipales, lo que puede generar tensiones entre los antiguos y los nuevos residentes.

Fuentes y colaboradores del artículo

  • Fuentes y colaboradores del artículo:

    • Fuente de « Rurbanisation »:

https://fr.vikidia.org/w/index.php?oldid=936321

    • Colaboradores: Alexandrin, Minoribus, Plyd, Ptyx, Thilp, y 4 modificaciones anónimas.

  • Fuente de las imágenes, licencias y colaboradores:

    • Archivo: Livilliers-95-Vue aerienne.jpg

    • Fuente:

https://fr.vikidia.org/w/index.php?title=Fichier:Livilliers-95-Vue_aerienne.jpg

    • Licencia: Desconocida

    • Colaboradores: Alexandrin

Licencia

  • Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0

https:/ / creativecommons. org/ licenses/ by-sa/ 3. 0/

#VenuTraducciones (VenuWhat?)

#VenuTraducciones (VenuWhat?)

Al principio puede sonar un poco raro el nombre, sin embargo, creo que con este título pocas palabras más son necesarias, se explica por sí solo. De todos modos quería dedicarle una entrada y así poder contaros los motivos por los que he decidido comenzar con esta serie de publicaciones.

Se trata de un apartado en el que quiero incluir todas las traducciones que voy realizando, aunque también se podrán encontrar traducciones desde el inglés al español, y quien sabe si en un futuro próximo también desde el chino.

La idea de comenzar a traducir páginas web me la dio una profesora que tuve cuando me fui de Erasmus a Poitiers (de esta aventura os hablaré en una entrada específica). Desde entonces intento mirar artículos de Wikipedia de los idiomas que estudio que todavía no estén traducidos.

Cuando empecé con las publicaciones del blog se me ocurrió que podía crear una pestaña específica para ir agrupando todas esas traducciones que voy realizando. De esta manera supondría una motivación extra para traducir más textos y de distintos géneros.

Lo importante es seguir aprendiendo cada día un poco más, no solo de nuestras aficiones o intereses, sino sobre nosotros mismos. Si intentamos salir de nuestra zona de confort poco a poco resultará mucho más sencillo conseguir lo que nos propongamos. Sin prisa, pero sin pausa.

Nos vemos por aquí para seguir salseando y hablando sobre traducción, entre otras muchas cosas 🙂 Un saludo Venusianas y Venusianos.